EPIS básicos frente el Coronavirus (Covid-19)

EPIS básicos frente el Coronavirus (Covid-19)

Nos encontramos en una situación excepcional de alerta sanitaria sin precedentes, los países se cierran y nos quedamos confiados en casa, para no propagar esta pandemia y no colapsar los hospitales. El confinamiento generalizado de estos días aumenta la convivencia casera y nos fuerza trabajar desde casa y en otros casos a trabajar para garantizar los servicios mínimos, aumentar el riesgo de contagio.

En este post intentaremos explicaros con que armas en forma de “EPI” (equipo de protección individual) que hoy tanto escasean, cuentan los técnicos sanitarios que están en primera línea contra el Covid-19 y los equipos de desinfección.

Buzo impermeable. Esta prenda nos protegerá contra las salpicaduras y pulverizaciones de agentes biológicos y químicos, debiendo ser prendas de protección categoría Cat III que proporciona protección de tipo 5 frente al polvo peligroso y de tipo 6 contra salpicaduras de líquidos, cumpliendo los diversos estándares EN 14126  para ropa de protección contra agentes infecciosos.

Mascarilla FFP2 o FFP3. Las mascarillas filtrantes ofrecen protección frente aerosoles acuosos, aceitosos, humo y partículas finas. Su función de protección se ajusta a la norma de la UE EN 149. Las máscaras de nivel FFP1 son mejores que las mascarillas tipo quirúrgico convencionales, pero no proporcionan la protección efectiva contra los virus. En tanto, las máscaras de clase FFP2 y FFP3, protegen de virus, bacterias, hongos y esporas, entre otras cosas.

Gafas o pantallas faciales. Es más aconsejable utilizar gafas de protección tipo buzo, ya que son mucho más estancas y protegen mejor la mucosa del ojo. La  norma estándar para este EPI es la EN 166, garantiza la resistencia a riesgos habituales (caídas al suelo, envejecimiento por la radiación, exposición al calor, corrosión, etc.) y frente gotitas de líquidos.

Guantes de nitrilo. Son guantes de protección desechable frente a riesgos sanitarios, dependiendo las situación podrán ser esterilizados o no.

 Solución alcohólica. Es aconsejable usar gel hidroalcoholico antiséptico para lavado de manos, es una solución bactericida y fungicida que cumpla las norma UNE-EN 1276 y UNE-EN- 1650, proporcionado un elevado nivel higiénico para las manos, evitando la propagación de gérmenes mediante una eficaz higiene. Apto para acciones preventivas.

Momento de extremar la higiene

En esta época de emergencia sanitaria, la limpieza se convierte una prioridad.  Desinfectar correctamente nuestro hogar y puesto de trabajo, se debe convertir en una rutina muy necesaria para evitar propagar la infección por Covid-19, es oportuno examinar estas rutinas para no desperdiciar nuestro tiempo con tareas innecesarias. Además, una limpieza inadecuada no reducirá el riesgo de contagio, sino que incluso puede mejorarla.

Os queremos enumerar una serie de recomendaciones mínimas diarias, estas medidas están basadas en la guía publicada por el Ministerio de Sanidad.

El jabón nuestro principal aliado

Todos los virus son fragmentos de código genético, agrupados dentro una envoltura viral. El jabón y los detergentes son capaces rompen la envoltura viral, ya que está compuesta por lípidos y proteínas. Cuando los virus interactúan con el jabón, las moléculas de éste eliminan esa capa de grasa, lo que también obliga al virus a desengancharse de la piel, destruye literalmente a este.

Desinfectar con lejía diluida

Es recomendable desinfectar las superficies de contacto frecuente, como mesas, picaportes de puertas, llaves, grifos, inodoros, etc., son superficies que todos tocamos y deben ser higienizadas a diario.

Podemos encontrar varias opciones para desinfectar superficies, pero lo más habitual y económica, es utilizar la lejía (también conocida como cloro y lavandina). La lejía para desinfección se usa en una proporción de 1:50 en agua fría, sin detergente. Es decir, un vaso de lejía por cada 10 litros de agua. Un vaso normal son 200 ml y 10 litros de agua es la capacidad de casi todos los cubos de fregar.

Los productos de limpieza con lejía emiten compuestos que contienen cloro, como el ácido hipocloroso (HOCl) y el gas de cloro, que pueden acumularse a el ambiente, por eso es necesario utilizarlos en sitios ventilados.

Alcohol y agua oxigenada, alternativas a la lejía

Dos productos que puede usar como desinfectantes son el alcohol y el agua oxigenada. Debiendo ser la primera elección para las superficies metálicas, ya que la lejía puede resulta corrosiva para estos materiales.

Si usas alcohol de farmacia de 96º, tendrás que diluirlo ya que para limpiar es más eficaz, conviene mezclar 7 partes de alcohol y 3 de agua, resultando una porción del 70%. Cuidado que el alcohol es muy inflamable, no usarlo en la cocina o cerca del fuego o fuentes de calor.

El agua oxigenada es eficaz en la concentración en la que se comercializa, del 3%, ya que en concentraciones superiores puede ser peligroso para la salud.