Filtrar búsqueda

CALZADO 

Mostrando 1 - 20 de 149 items

Calzado de protección industrial

El calzado de uso profesional es un tipo de calzado utilizado como equipo de protección personal, con el objetivo de proteger las extremidades inferiores de las contingencias que puedan surgir al practicar determinadas funciones en el trabajo. A saber: contaminantes químicos, electrocución, golpes, derrumbamientos, y otros riesgos.

Tiempo ha, se fabricaban las prendas de protección con la única finalidad de proteger y ser duraderas, mientras que hoy en día, la comodidad del trabajador, los materiales livianos o el diseño atrayente, son factores que también se tienen en cuenta.

Los dedos del pie son especialmente vulnerables a los golpes y los impactos, y por esa razón, la puntera ha de ser muy resistente a impactos; esto es un requerimiento básico para cualquier calzado de seguridad. La suela a prueba de perforación es otra medida de seguridad utilizada en todo calzado de protección, actualmente se utilizan plantillas construidas en tramado de kevlar muy resistentes y flexibles, sustituyendo a las antiguas suelas con refuerzo metálicos, por su rigidez y su gran capacidad para conducir la electricidad.

Los resbalones se pueden prevenir utilizando suelas externas de caucho o sintéticas, diseñadas con diferentes dibujos y patrones, es extremadamente fundamental utilizar este tipo de calzado cuando se está trabajando sobre superficies resbaladizas, húmedas o mojadas. El material que compone el calzado es más significativo que el dibujo, siempre tiene que fabricarse con un componente que tenga un coeficiente elevado de fricción.

Si se trabaja en un entorno donde el riesgo de descarga eléctrica es elevado, no puede haber ningún tipo de conductor de electricidad en el calzado de seguridad. En sectores donde se trabaja con electricidad estática, las suelas deben estar compuestas por una suela externa de caucho conductor, de manera que las cargas eléctricas puedan salir.

Zapatos para una mayor seguridad laboral

Este tipo de calzado está regulado por las diferentes normativas "CE" conforme a lo dispuesto en el Real Decreto 1407/1992, y deberá llevar marcado de manera clara e indeleble:

  • Talla.
  • Marca o identificación del fabricante.
  • Nombre o referencia del modelo.
  • Fecha de fabricación (mínimo trimestre y año). Número de la regla que se aplica para la evaluación de su conformidad con las obligaciones esenciales de salud y seguridad.
  • Según las normas UNE-EN 344, EN345, EN346 y EN347, que define las exigencias generales y los métodos de ensayo, se imprimirán diferentes marcas, dependiendo del rendimiento que el calzado ofrece en su función protectora ante los diferentes riesgos.